El mar en la mirada

Al este de la ciudad de Gijón, en un territorio que, con ciertos matices,  todavía se puede considerar paisaje, en acertada expresión acuñada por el poeta Gerardo Diego, se levanta, como un viejo pecio que emerge del mar, la Universidad Laboral, hoy Laboral Ciudad de la Cultura, un conjunto edilicio que para muchos es el monumento más destacado del concejo de Gijón y una de las arquitecturas más sobresalientes de Asturias. Al contrario que otros muchos gijoneses, nunca tuve ninguna relación afectiva con aquella ciudad desproporcionada en sus dimensiones, que parecía ensimismada y propia de otro tiempo y lugar. Una ciudadela abaluartada, con ínfulas escurialenses, que miraba con desdeñosa indiferencia a la ciudad desde su privilegiado asiento en el valle de Candenal. Mis aproximaciones siempre fueron esporádicas, superficiales y marcadas por un desinterés hacia el conjunto, debido principalmente a mi propia ignorancia y a la mala fama, que como una sombra delatora, señaló a la Laboral hasta fechas relativamente recientes. Calificativos como la gran arquitectura franquista, emblema del falangismo, edificio historicista, sumados a su carácter monumental y a su concepción como ciudad cantonal, favorecieron la incomprensión hacia una obra necesitada de una nueva lectura.

DSC_0012

Es sabido que la Laboral nació en 1946 como un orfanato en el que acoger y dar formación técnica, moral y espiritual, a los hijos de los mineros fallecidos en accidente laboral, impulsado por la Fundación José Girón. La idea básica de la misma era perpetuar la figura del falangista ministro de Trabajo, José Girón de Velasco, a través de una obra de proporciones colosales que había de albergar una residencia escuela, con talleres industriales, granjas que habían de facilitar el autoabastecimiento, espacios deportivos y campos de cultivo. También es sabido, que por decisión del ministro, y una vez que las obras estaban en marcha (dieron comienzo en 1948 por la granja agronómica de Somió, sede actual de la UNED y del Instituto de Enseñanza Secundaria “Universidad Laboral”), el proyecto cambió de orientación transformándose en universidad laboral. La magna obra fue encargada al arquitecto Luis Moya Blanco, técnico de reconocida valía y embebido en un idealismo clasicista, que marcó no sólo los aspectos formales y estéticos del proyecto, sino su propia ejecución, y sobre el que recayó durante largo tiempo la vitola de arquitecto del régimen franquista. Con todo, Moya transformó el encargo inicial de crear un monumento al trabajo en un monumento al hombre, dando forma con ello a una ciudad ideal, acaso la única construida, como señaló el arquitecto Vicente Díez Faixat, para quien la carga ideológica del conjunto quedó relegada a elementos decorativos marginales. Para este arquitecto, la Universidad debe más al pensamiento clásico, agustino y herreriano, que a cualquier ideología política.

Paraninfo La historia reciente del edificio también es bastante conocida. Tras décadas de olvido y deterioro (hay que recordar que, si bien, la Universidad Laboral entró en uso en el curso 1955-56, al año siguiente la caída en desgracia del ministro Girón llevó a la paralización de las obras, permaneciendo el edificio inconcluso), a comienzos de la década de 2000 el Gobierno del Principado de Asturias, titular del conjunto y consciente del valor histórico, cultural y arquitectónico del mismo, decide, con buen criterio, proceder a su rehabilitación y adaptación funcional para acoger nuevos usos vinculados a la cultura, dando forma a una nueva ciudad, que ya no mira hacia sus adentros, sino que irradia luz al exterior, una luz alimentada por el fuego de la cultura. Con sus luces y sus sombras, las principales intervenciones en las que se cimentó la Laboral Ciudad de la Cultura fueron: la reforma del antiguo auditorio proyectado por Luis Moya en un moderno teatro adecuado a todo tipo de montajes y actuaciones musicales actuales, la rehabilitación de parte de los antiguos talleres para LABoral Centro de Arte y Creación Industrial, la adecuación del convento de las Clarisas en sede de la Radiotelevisión del Principado de Asturias, la rehabilitación de la torre. También se realizaron obras de adecuación para acoger dependencias universitarias, para la administración del Principado, Conservatorio Profesional de música de Gijón, entre otros.

Escalera cafetería 1

Ese recorrido procesional de aproximación controlada, que diría Faixat, que Moya ideó para forzar al visitante a recorrer las fachadas occidental y meridional del conjunto para llegar al acceso principal, en mi caso, duró demasiado tiempo. Con demasiado retraso aprendí a leer la Laboral, a entender el programa arquitectónico y su modulación, a dejarme seducir por una arquitectura que esconde unos espacios de asombrosa belleza, sin atender a otras consideraciones que no fueran las derivadas de lo que los propios espacios me sugerían. Espacios surgidos de las obras de rehabilitación, como el deslumbrante centro de arte proyectado por Andrés Diego Llaca (al que un desacertado tratamiento exterior privó del acabado previsto por el autor), y otros como la torre, la iglesia, el paraninfo o el patio barroco, originales del proyecto de Moya y sus colaboradores. Así descubrí que los talleres de formación profesional, con sus espectaculares cubiertas en diente de sierra y sus diáfanos espacios interiores, eran como notas musicales, armoniosas y delicadas, como los jardines de inspiración hispanoárabe de la fachada meridional, diseñados por Javier Winthuyssen y Ramón Ortiz Ferré, hoy restaurados. Advertí que el patio corintio, que te hace empequeñecer por el peso de la tradición clásica reinterpretada por Moya, precede a la gran plaza que articula todo el conjunto. Aprendí a perderme por largos corredores porticados, a husmear en patios escondidos, a deleitarme  con el encuentro de pasillos decorados con hermosos azulejos de Talavera, con escaleras de moderno diseño. A disfrutar en un laberinto mágico, en el que la silente presencia de la torre garantiza siempre la orientación. Con mucho retraso, quizás demasiado, comprendí que la Laboral es mucho más que un conjunto edificado que merece el mayor grado de protección, es una ilusión, como querer contener el mar en la mirada.

Anuncios

,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: