Manifiesto para educar la mirada

Decía el maestro de geógrafos Manuel de Terán que la ciudad tenía un rostro con fisonomía y gesto particulares, y que la tarea más fina y sutil del geógrafo consistía en interpretar el paisaje urbano, desentrañar el más profundo sentido de sus rasgos fisonómicos, captar lo que él entendía como la intimidad psicológica de la ciudad. Sin embargo, atareados en los quehaceres y preocupaciones cotidianas, las personas en general, y los geógrafos en particular, deambulamos por las calles cegados por el ruido, aturdidos por lo obvio, por la fácil cantinela de lo comercial, y apenas si prestamos atención al rico y variado patrimonio que nos rodea. Parece como si la fuerza de la costumbre hiciese que el patrimonio edilicio se volviese invisible, como si perdiese corporeidad por el hecho de verlo cotidianamente. Se impone, por tanto, salir a la calle libre de ataduras y prejuicios para convertirse en un turista sin dejar de estar en casa. Hacer de lo cotidiano algo inusual y sorprendente; educar la mirada para dejarse seducir por la fuerza de las emociones que brotan en cada esquina de la ciudad como fecundos hontanares al pie de las altas montañas.

La imagen que acompaña este manifiesto, que no busca suscriptores, sino miradas educadas y críticas hacia el teatro de la vida cotidiana, es sólo una metáfora, un ejemplo de como los ojos atentos son capaces de captar la poesía de las formas arquitectónicas, que no son otra cosa que el diáologo entre los elementos que componen el entorno.

Anuncios
  1. #1 por gelu56 el abril 24, 2012 - 8:04 pm

    Hace tiempo que estoy convencido de que los edificios, las arquitecturas en general, una vez han sido diseñadas por sus autores y construidas, adquieren vida propia y muestran, a quien quiera mirarlas, rostros que el propio autor no había imaginado. Son detalles que existen, pero que no tendrían valor si nadie fuese capaz de verlos. Lo mismo que un libro que nunca hubiese sido leído. Intentar descubrir lo que no imaginó el arquitecto es algo emocionante. Plasmarlo en una fotografía, es un reto irresistible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: